Opinión

La ambición y el ‘agandalle’ de la empresa Lagunas de Miralta

Hace poco más de tres décadas, una empresa desarrolladora puso a la venta 900 lotes en un área de Altamira que se asemejaba a un paraíso: Lagunas de Miralta.

Ubicado entre la Avenida de la Industria y la orilla de la Laguna del Champayán, el fraccionamiento residencial, que contaría con un Campo de Golf y con un Club Náutico, fue promocionado en ese entonces como ‘un estilo de vida’.

Y lo era: parecía una estampa del Primer Mundo. No cualquier persona o familia podía adquirir los terrenos a la venta. El metro cuadrado era o, mejor dicho, es, uno de los más caros de la región.

Para quienes viven en el sur de Tamaulipas se identifica a Lagunas de Miralta como una zona exclusiva, donde reside gente de alto poder adquisitivo. 

Sin embargo, la empresa ‘Lagunas de Miralta S.A. de C.V.’ comenzó a tener graves problemas financieros a mediados de los noventas: la crisis económica de 1995 provocó un alza en los intereses y los socios fundadores solventaron algunas de sus deudas con los bancos por medio de lotes.

Desde entonces, poco a poco, la empresa ‘Lagunas de Miralta S.A de C.V’ entró en una serie de incumplimientos que hoy, tras un cúmulo de irregularidades, son un auténtico escándalo.

Esas irregularidades violan de manera descarada la ley: relleno de la Laguna del Champayán, invasión de áreas federales, virtual robo de áreas comunes (áreas verdes, recreativas y de equipamiento) y daño al medio ambiente, entre otros delitos.  

Estas anomalías cometidas por la empresa desarrolladora tienen un objetivo específico: vender más lotes, predios que, en el proyecto original, no estaban planificados. Es decir, los socios de la empresa quieren obtener más dinero.

¿Quiénes son los socios de la empresa? El arquitecto César Aguilar Silva y Javier Vallejo Almaraz. Ellos son señalados directamente por los integrantes de la Mesa Directiva de la Sociedad de Colonos de Lagunas de Miralta.

Los vecinos del sector se han organizado para presentar, a través de una asesoría legal, una serie de denuncias en contra de la empresa ‘Lagunas de Miralta S.A de C,V’ por quebrantar la reglamentación legal tanto a nivel municipal, como estatal y federal.

Las denuncias de la Sociedad de Colonos se centran en una de las anomalías: las modificaciones al proyecto original del Fraccionamiento, cambios que han ‘permitido’ a la empresa desarrolladora apropiarse de las áreas comunes con la anuencia del área de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Altamira.

Al adueñarse de un buen número de áreas verdes, recreativas y de equipamiento, la empresa obtiene, de manera sospechosa, el cambio de uso de suelo a residencial y, posteriormente, pone a la venta los predios.

Esos terrenos, de la noche a la mañana, aparecen con claves catastrales e inscritos en el Registro Público de la Propiedad. En otras palabras, diversos funcionarios, de distintas instancias, se encuentra posiblemente involucrados.

Ese es el mecanismo por el cual la empresa desarrolladora incurre, con la ayuda de ciertas autoridades, en la ocupación y el virtual robo de las áreas comunes e, incluso, de zona federal.

Un caso específico: actualmente, justo en zona federal, a la orilla de la laguna, se construye una casa que cuenta con un permiso de construcción otorgado por el área de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Altamira. En el colmo, esa residencia invade área reservada para la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

La Sociedad de Colonos de Lagunas de Miralta ya interpuso un juicio de amparo para solicitar la nulidad del permiso de construcción otorgado a ese particular.

Al momento, existen 60 lotes irregularidades que se encuentran a la venta. Dos áreas verdes más, que se ubican prácticamente a la entrada del fraccionamiento, están en la mira de la empresa: el plan es construir dos edificios de departamentos… los cuales tampoco se encuentran contemplados en el proyecto original.

Algo más: las autoridades le permiten la venta de terrenos en nuevas etapas… sin que la empresa haya terminado la infraestructura de etapas previas. Eso ha provocado, por ejemplo, problemas de abasto de agua en ciertas temporadas.

Todo está muy claro: la estrategia de la empresa desarrolladora es seguir lotificando para vender y obtener más ingresos económicos.

Para defender sus derechos y su patrimonio, la Sociedad de Colonos de Lagunas de Miralta ha interpuesto una serie de juicios de amparo, quejas y denuncias en diferentes instancias.

Una de esas denuncias fue interpuesta ante la Fiscalía Anticorrupción del Estado de Tamaulipas. En esa demanda se exponen las diversas irregularidades cometidas por los funcionarios municipales que han expedido las licencias de construcción, permisos que, en esencia, son ilegales.

Otras dos denuncias fueron presentadas en la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) por daños provocados a las áreas verdes y de amortiguamiento y en la Comisión Nacional del Agua (Conagua) por la ocupación del área federal (y relleno de la laguna) dentro de zonas catalogadas como verdes.

Como la denuncia interpuesta ante la Conagua ya lleva varios años sin ser resuelta, los colonos presentaron una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para exigir que se les atienda su reclamo.

Además, varios de los juicios de amparo tienen el objetivo de obligar a la autoridad municipal a dar respuesta a múltiples solicitudes de información que no han sido atendidas por la dirección de Desarrollo Urbano de Altamira.

Todas estas irregularidades violan, entre otros reglamentaciones, la Ley de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano del Estado de Tamaulipas, y el Programa Municipal de Ordenamiento Territorial. Los vecinos exigen el cumplimiento de la normatividad municipal, estatal y federal.

A la entrada del fraccionamiento, la Sociedad de Colonos de Lagunas del Miralta colocó una manta con un mensaje para el ‘señor gobernador’: ‘Ya basta, no permitiremos más ilegalidades y ocupación o robo de áreas comunes por parte de la empresa desarrolladora’.

Los vecinos esperan ser escuchados y exigen que las autoridades pongan freno a la ambición y el agandalle desmedido de la empresa desarrolladora, la que, por lo visto, quiere recuperar dinero a toda costa tras incurrir en una mala administración y pésimo manejo financiero a lo largo de estos años.

CALIFICAN CON BUEN MANEJO FINANCIERO A LA GESTIÓN DE CHUCHO

La empresa calificadora Pacific Credit Rating Verum señaló que la administración municipal de Tampico que preside Jesús Nader Nasrallah registra un buen manejo financiero, con una deuda a la baja y una positiva recaudación de ingresos propios a pesar de la pandemia.

Si bien el entorno económico presentó una serie de dificultades para todos, tanto en el ámbito privado como público, el Ayuntamiento porteño logró la generación de ingresos por medio de la estrategia de pago en línea, la que fue efectiva.

Además, la empresa consultora destaca la reducción de la deuda en casi un 16 por ciento respecto a 2019. ‘Al cierre de diciembre 2020, el municipio de Tampico presenta un bajo nivel de endeudamiento, mismo que se ha venido reduciendo año con año’,

Otro aspecto que enfatiza PCR Verum es el siguiente: ‘La generación de ahorro interno del municipio de Tampico es una de sus principales fortalezas al registrar indicadores positivos durante el tiempo de análisis’.

De esa forma, la administración municipal de Chucho Nader apuntala su posición financiera tras una disminución del gasto operativo lo que alienta un pronóstico de indicadores positivos a corto y mediano plazo.

Las empresas calificadoras también avalan el trabajo de Jesús Nader Nasrallah al frente del Ayuntamiento de Tampico.

Por cierto, el alcalde jaibo inaugurará hoy por la mañana la pavimentación de otra calle más, ahora en la colonia La Paz.

LE FUE MUY BIEN A OSEGUERA CON LÁZARO CÁRDENAS BATEL

La reunión que sostuvo el jueves pasado el alcalde de Ciudad Madero, Adrián Oseguera Kernion, con el coordinador de asesores de la presidencia de la república, Lázaro Cárdenas Batel, fue muy positiva y productiva.

El objetivo del encuentro fue, sobre todo, uno, específico: obtener mayor apoyo de Petróleos Mexicanos para pavimentar más calles del municipio con asfalto.

Lázaro Cárdenas, quien conoce desde hace mucho tiempo a Adrián Oseguera, tomó nota puntual de las peticiones planteadas.

Además, se abordó otro proyecto que, en su momento, se anunciará, una vez que sea ‘palomeado’ por el gobierno de la Cuarta Transformación.

Y PARA CERRAR…

Enrique Cárdenas del Avellano invitó a Arturo Núñez, dirigente estatal del Movimiento Territorial, para ser su suplente en la candidatura priista a la diputación federal por el Quinto Distrito, con cabecera en Ciudad Victoria.

Arturo Núñez es integrante de una nueva generación que tiene confianza en la reconstrucción del Revolucionario Institucional en Tamaulipas. Junto a Enrique Cárdenas en campaña, seguramente aprenderá mucho rumbo al futuro.

Comenta con tu cuenta de Facebook