Opinión

MUERTO: COMITÉ DEL PAN EN MADERO

Está por cumplir un año, Jesús Castro Monroy, al frente del Comité Municipal del Partido Acción Nacional en Ciudad Madero y pareciera que no hay dirigencia, que no hay líder.
Su antecesora, Esther Lozano, le heredó un partido más que azul, gris y con una muy pobre presencia entre la ciudadanía, lamentablemente don Chucho Lozano, ha mantenido esta línea de un “búnker” azul totalmente apagado y con una militancia dividida.
Para empezar, no era el gallo de Ciudad Victoria, fue el símbolo de la rebelión y de la desobediencia, no era el Delfín, pero Jesús Castro, se aferró a estar al frente de Acción Nacional, pero por lo visto las ganas se le acabaron muy rápido.

No hay un trabajo de campo, el partido sigue sin cabeza ni rumbo, y no es posible cuando se supone, por lo menos en teoría que pretenden regresar a la Presidencia Municipal en el
2021.

Este señor no ha logrado reunir los pocos cuadros que tienen en este municipio, si de por si sólo son unos cuantos, y están más peleados que nada, pues el asunto no pinta nada bien.

Los grupos son los “Agustinos”, que es el más representativo (lo representan los de la Huerta), después los Morado (Javier Morado e Hijos, que no creo que traigan mucho peso, pero si hacen mucha grilla), el que integran Esther Lozano y su marido, Juan Torres Sáenz, quienes son sólo con su alma, pero quieren seguir succionando de la ubre de papá Gobierno, y uno que otro Zorrillista que anda por hay como solovino, el de Ricky Villareal (que siempre es necesario para mover las piezas con los azules), les guste o no les guste tiene su power, es un buen operador de la raza.

Los panistas de Madero deben de cerrar filas, porque tienen las puertas abiertas para que lleguen otras personas y se pongan a hacer el trabajo, que no se ha hecho.

Lo cierto es que en MADERO Acción Nacional ha ganado con sociedad civil, no por sus militantes, quienes siempre se pelean más por el poder adentro y se olvidan de que afuera, en las calles están los votos. Lo que puede llegar a favorecer a los candidatos externos.

Pobre Partido Acción Nacional en la urbe petrolera, tiene dos Directivas completamente sin operar al organismo.

Es momento de que Jesús Castro se decida si quiere ponerse las pilas para trabajar y dar resultados en un corto plazo, o prefiere salir por la puerta de atrás del partido.

Jesús Castro llegó, se registró, ganó y se fue de vacaciones… Y no ha regresado.

ENCUESTAS PATITO
Por todos lados los adelantados han buscado la manera de llamar la atención, ayer circuló una encuesta (patito) donde se menciona a los prospectos de Morena para la gubernatura, se ubica obviamente al senador (que no trabaja pero cobra), Américo Villareal; al súper delegado estatal, que no ha llegado ni ha delegado, José Ramón Gómez Leal; Héctor Garza y Rodolfo González, estos dos últimos muy desconocidos por cierto.

Ninguno de los cuatro ha hecho trabajo para poder buscar esta estafeta, se han pasado desgarrándose, traicionándose entre ellos, con cero resultados.
Y de sumarle el declive que presenta en este momento, el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, la situación está difícil.

No se trata de querer, se trata de poder, y Morena está en su peor momento en el país, al igual que en el estado de Tamaulipas.
No se hagan bolas, en Acción Nacional será desde la capital del estado que se dé luz verde a los gallos que jugarán en el 2021 en cada uno de los municipios, y con los Guinda, ni se sabe, con eso que el presidente un día dice una cosa, otro día otra, un día le importa su partido, otro amenaza con renunciar, al cabo que él cumplió su sueño de recibir la banda presidencial.

Recuerde: ¡NO SE VALE CHILLAR¡

Comenta con tu cuenta de Facebook