Opinión

¿Y la ‘operación cicatriz’ en Morena?

A dos semanas de que Armando Martínez Manríquez, candidato de Morena a la alcaldía de Altamira, registró la planilla de aspirantes a síndicos y regidores ante el Instituto Electoral de Tamaulipas (IETAM), no le ha llamado a Luis Abraham Cruz, que también buscó la nominación morenista a la presidencia municipal, para dialogar sobre cómo le puede ayudar en la campaña que inicia el próximo lunes.

Este es un botón de muestra de cómo, hasta el momento, no ha existido una ‘operación cicatriz’ al interior del Movimiento de Regeneración Nacional tras la designación de los candidatos a las presidencias municipales, las diputaciones locales y las diputaciones federales.

El problema en Altamira va más allá: Pedro Carrillo Estrada, cierto, un ex priista que actuó de manera oportunista incorporándose al proyecto de la 4T de la noche a la mañana, llevó su molestia contra la candidatura de Armando Martínez con una impugnación ante los tribunales.

Se teme algo más en el morenismo altamirense: Pedro Carrillo Estrada seguramente ya dialogó en privado con Ciro Hernández Arteaga, candidato del PAN a la presidencia municipal, a fin de llegar a un pragmático acuerdo rumbo a la jornada electoral.

Ellos se conocen muy bien, incluso trabajaron juntos. Cuando Pedro Carrillo fue alcalde de Altamira -muy mala gestión, por cierto- en el periodo 2011-2013, Ciro Hernández fue uno de sus síndicos.

Por tanto, ambos tienen la confianza de hablar cara a cara y poner las cartas sobre la mesa. Ciro es un operador político nato. Sabe, quiere y, sobre todo, necesita sumar para afrontar una elección sumamente complicada para Acción Nacional no solo en la zona sur, sino en todo el estado, debido al desgastante proceso de desafuero que sufre el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca ante la Cámara de Diputados.

Como en otros municipios de Tamaulipas, de acuerdo a diversos sondeos, la marca Morena se encuentra por arriba del PAN en Altamira. Sin embargo, la franquicia blanquiazul mejora sus números notoriamente una vez que se mide a su candidato.

Esa fue la razón por la que Ciro Hernández fue designado candidato de Acción Nacional en la contienda por la presidencia municipal altamirense. Era el único aspirante que incrementaba el porcentaje de las preferencias ciudadanas a la hora de competir contra el partido de la Cuarta Transformación.

En ese contexto, casi todos los analistas coinciden: Morena tiene la gran oportunidad de ganar la alcaldía de Altamira. La tercera puede ser vencida para Armando Martínez.

Para garantizar esa posibilidad de victoria en la crucial jornada del 6 de junio, el candidato de Morena a la presidencia municipal debería tender puentes con aquellos que también se inscribieron en busca de la nominación. Eso dicta el manual político electoral.

Es más, eso es lo que recomienda Rodolfo González Valderrama, director de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC), en su llamado a los liderazgos y los grupos para que Morena preserve la unidad interna.

‘Les decimos a los que resultaron electos que se acerquen, que busquen un diálogo, que empiecen por convencer a los nuestros, no vencerlos, sino convencerlos’, dijo el sociólogo tamaulipeco en su calidad de militante morenista.

Al convocar a la unidad, González Valderrama puntualizó: ‘Si realmente se quiere convencer al resto de la sociedad, pues que se empiece por la casa y no actuar con sectarismo, ni exclusiones’.

Con el objetivo de construir la unidad guinda en terruño altamirense, Armando Martínez Manríquez debería tomar muy en cuenta las palabras de quien es uno de los aspirantes a la candidatura de Morena a la gubernatura del estado en 2022.

Ese fue el mensaje que dedicó Rodolfo González Valderrama a quienes se alzaron con las nominaciones, pero también solicitó a quienes no fueron designados a mantenerse fieles al proyecto de nación de la 4T y no caer en el juego de los adversarios blanquiazules.

Lanzó una advertencia: quien pida el voto a favor de otras fuerzas partidistas, corre el riesgo de quedar fuera de Morena. ‘Eso es causal de expulsión inmediata y hay que tomarlo muy en cuenta’, comentó el lopezobradorista.

Esto debería ser atendido por Edna Rivera López, diputada local de la 4T que se encuentra sumamente molesta por la designación de Olga Sosa Ruiz, ‘La Frívola’, como candidata de Morena a la alcaldía de Tampico. Su enojo ya se reflejó en la impugnación que interpuso en contra de la nominación de la ex priista.

El problema no es que Edna impugne a Olga, ya que está en su derecho, sino en que ya se sentó a dialogar con representantes de otros partidos políticos en tierras jaibas.

La coordinadora del Grupo Parlamentario de Morena en el Congreso del Estado platicó con Malú Córdova y Saúl Rivera Caballero, dirigente y candidato, respectivamente, del Partido Encuentro Solidario (PES).

Ante la falta de una ‘operación cicatriz’ en el partido color guinda (ya pasaron dos semanas de la selección de candidatos), es hasta cierto punto normal que quienes no resultaron designados ahora dialoguen con dirigentes de otras organizaciones, sobre todo las afines al proyecto de la 4T y que buscan mantener su registro, como es el caso del PES.

No obstante, esos inconformes, esos que no recibieron la candidatura tan anhelada y tan deseada, se exponen a ser expulsados de Morena si los cachan promoviendo el voto a favor de otro partido político.

En ese ambiente enrarecido por las protestas y las inconformidades, muchos se preguntan: ¿Dónde está el delegado que envió el CEN de Morena a Tamaulipas? ¿Dónde se encuentra el diputado federal Ernesto Palacios Cordero?

Se sabe que el delegado morenista llegó ayer a la zona sur del estado y que hoy se trasladará a Ciudad Victoria donde se instalará para comenzar a convocar a los distintos aspirantes y grupos que quedaron fuera del camino del 6 de junio. 

Queda también una impresión: Ernesto Palacios Cordero tardó en actuar y en llevar a cabo la ‘operación cicatriz’. Las campañas de candidatos a alcaldes y diputados locales comienzan en cinco días. Como se esperaba, el tiempo se les vino encima a los morenistas en medio de reclamos, pataleos e indiferencias.

Con el escenario puesto para ganar la mayor parte de las principales alcaldías y hasta para conquistar la mayoría del Congreso del Estado, Morena se complica la vida con candidatos que ya se sienten ganados y con la falta de operadores que establezcan acuerdos internos y que apaguen las múltiples llamaradas a bordo.

Y PARA CERRAR…

Jorge Luis Lavalle, ex senador panista, será procesado por los delitos de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho por el Caso Lozoya. Es la orden de un juez.

De acuerdo con uno de los testimonios, el ex senador por Campeche recibió hasta 15 maletines llenos de dinero como parte del pago para que aprobara la reforma energética a comienzos del sexenio de Enrique Peña Nieto.

El ex director general de Pemex y virtual testigo protegido, Emilio Lozoya, también involucró en este escandaloso caso al gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, en ese entonces senador de la república.

Comenta con tu cuenta de Facebook